Select Page

A veces creemos que para llevar un estilo de vida “sostenible” tenemos que dejar atrás las cosas que nos gustan. Es cierto que la calidad de vida a la que estamos acostumbrados se sostiene en gran medida por el consumo de combustibles fósiles, pero qué tal si te dijéramos que hay formas de ser sostenibles con nuestro planeta a la vez que disfrutamos de las cosas que más nos gustan. Y sí, estamos hablando de comida.

¿Qué es la gastronomía sostenible?

La gastronomía sostenible hace referencia a todas las prácticas culinarias y de alimentación que tienen en cuenta el origen de los productos consumidos, cómo llegan a la mesa y qué efectos tienen en el planeta y nuestro propio organismo.

Para lograr esto hay distintas estrategias públicas como incentivar la utilización de energías renovables en restaurantes o disponer recursos para programas pedagógicos en los que se hable sobre los efectos sociales, nutricionales y económicos de esta alternativa de alimentación.

Pero tú también puedes hacerlo desde tu hogar. El día de hoy hemos preparado para ti 5 alternativas con las que puedes cocinar los platos más típicos de nuestro país de manera responsable, saludable y reduciendo tus emisiones de carbono. ¡Veamos!

El ajiaco de Cundinamarca

La tradicional sopa de ajiaco tan popular en Cundinamarca y las reuniones familiares bogotanas puede hacerse de manera sostenible sin que pierda ni un poco su delicioso sabor. 

Uno de los sectores que más emite gases de efecto invernadero en nuestro país es el del transporte (es responsable del 12,5% de las emisiones) ya que depende en su totalidad de los combustibles fósiles. Reducir la carga del transporte es una de las mejores alternativas para acercarnos a la carbono neutralidad.

Teniendo esto en cuenta, la próxima vez que quieras preparar un ajiaco asegúrate de que las papas, las mazorcas y todo lo que le quieras echar sea producido cerca a tu hogar y no se haya transportado en largos trayectos.

La gloriosa bandeja paisa

Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo todos los colombianos/as es que la bandeja paisa es deliciosa, pero también muy grande.

Según la revista Diners, este plato típico de nuestro país tiene casi 2.000 calorías, cuando el consumo diario recomendado de una persona es de entre 1.500 y 2.000 al día. ¡Con una sola bandeja alcanza para todo un día!

Aquí es donde debemos aplicar la gastronomía sostenible, es muy importante que solo preparemos lo que vamos a consumir para evitar el desperdicio. Toda la comida que se cocina y no se consume implica que las emisiones generadas para su cosecha, transporte y preparación fueron en vano. Además, según datos de las Naciones Unidas, “si pudiéramos ahorrar un cuarto de los alimentos actualmente perdidos o desperdiciados, podríamos alimentar a 870 millones de personas hambrientas en todo el mundo”.

El arroz con coco del Atlántico

El arroz con coco es espectacular para acompañar comidas y, si bien su preparación podría no parecer dañina para el medio ambiente, lo cierto es que en todo plato podemos tener en cuenta acciones que nos ayuden a la descarbonización.

El plástico es un derivado del petróleo, uno de los mayores emisores de carbono. Asimismo, los plásticos de un solo uso que recibimos en algunos supermercados o tiendas son los principales contaminantes de las fuentes hídricas del mundo.

Cuando vayas a comprar los ingredientes para hacer arroz con cocó, asegúrate de llevar tu propia bolsa de tela o comprar a granel de ser posible.

Sancocho: insignia del Valle

El sancocho del Valle del Cauca no tiene comparación y lo mejor de todo es que sin tener que hacer grandes cambios en su sabor podemos hacerlo mucho más sostenible.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción de carne de res para el consumo humano libera al menos 100 millones de toneladas de metano cada año. Una cifra que se podría reducir muy fácilmente si tan solo cambiáramos nuestros hábitos alimenticios.

A la próxima que se te antoje un sancocho trifásico recuerda esta información. No se trata de que dejes de quererlo, pero reemplazarlo por un sancocho de gallina criolla o de pescado puede ser una alternativa igual de deliciosa y sumamente responsable con nuestro planeta.

Cocido Boyacense

Dejamos el cocido boyacense al final de esta lista por una razón: es un plato con el que puedes aplicar todos los consejos de los que te hemos hablado. Puedes optar por comprar productos locales como las habas y los cubios, puedes ir a la plaza de mercado para comprar a granel y sin necesidad de empaques plásticos y también puedes prepararlo de manera responsable para que no haya desperdicios.

¡Nada mejor que comer nuestros platos favoritos mientras ayudamos a nuestro planeta! Como ya viste, desde tu realidad puedes hacer grandes cambios. En nuestra página web encontrarás una cartilla de acciones que hemos preparado para ti con acciones a tu alcance para reducir la huella de carbono y construir un futuro sostenible. ¡Visítanos!

Desde el proyecto Camino Hacia Carbono Neutral, financiado por UK Pact y liderado por las organizaciones OpEPA y Climate Reality América Latina en alianza con la Procuraduría General de la Nación, se busca construir lazos y así conectar a las instituciones y a la sociedad civil con alternativas y soluciones frente a la crisis climática

Durante su gestión, el proyecto ha participado activamente para entablar conversaciones con gobernantes, ciudadanía, sector privado y periodistas, con el objetivo de brindarles herramientas que permitan incluir la descarbonización como parte de los planes y narrativas adelantadas, y así construir comunidades resilientes a la crisis. 

Si deseas conocer más sobre el proyecto y las alternativas que puedes tomar frente al cambio climático y la preservación del medio ambiente, ingresa a nuestro sitio web y explora las acciones que cuentan con un alto potencial de éxito en la mitigación de la crisis. 

¡Conócenos! 

Y no olvides seguirnos en nuestros perfiles de Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn y YouTube, para mantenerte al tanto de todo lo que ocurre en Colombia y el mundo en torno a la descarbonización.