Select Page

Es claro que para afrontar la actual crisis climática se requieren liderazgos que impulsen el actuar por el cambio. Solo por dar un ejemplo, hoy vemos como referentes a los niños, niñas y adolescentes de todo el mundo: Greta Thunberg y Francisco Vera. Pero no son los únicos, ni siempre es el mismo tipo de liderazgo.

Cada año, las y los líderes tomadores de decisión se reúnen para hablar en la Conferencia de las Partes (COP, por sus siglas en inglés) —y no necesariamente para decidir—; los líderes y lideresas socioambientales arriesgan su vida por defender el territorio; los líderes climáticos articulan y gestionan compromisos entre los sectores públicos y privados; y los líderes de opinión interpretan, analizan y comparten sus pensamientos sobre lo que creen se está realizando bien o no. Cada uno desde su rol intenta transformar la preocupación generalizada en acciones reales.

El pasado 9 de diciembre, mediante una transmisión en vivo por Instagram, Camino Hacia Carbono Neutral habló con Luis Camargo, director y fundador de OpEPA, y Marian Ríos, cofundadora del instituto de eco-psicología Koru Transformación, sobre los retos para ejercer un liderazgo asertivo, eficiente y que motive la acción ciudadana.

 

“Liderazgo como energía”

Entender el liderazgo como la fuerza que impulsa a actuar —en la dirección que sea— será necesario para que la ciudadanía asuma con mayor responsabilidad el cómo liderar y posiblemente a quién seguir.

La dicotomía sobre si un líder nace o se hace es producto de la falta de reconocimiento de la capacidad que tenemos de inspirar a otros. Más allá de tratarse de un rasgo de la personalidad, para Luis Camargo “el liderazgo es esa semilla que surge desde adentro de las personas y los mueve para progresar y moverse alrededor del mundo. El liderazgo como energía”.

Marian Ríos lo entiende desde una visión holística, en donde al ser consciente de cómo funcionan los sistemas de vida en los que se encuentra, le permite actuar en coherencia con lo que se requiere a nivel individual y colectivo. “Todos tenemos esa capacidad, pero debemos parar y observar el flujo de la naturaleza, de la vida. A veces estamos en la constante acción sin sentido”.

Para ambos, conectarse y estar sincronizados con los sistemas de vida es fundamental para ejercer un liderazgo que contribuya a mitigar y adaptarnos al cambio climático. Y aunque todas y todos cuentan con la capacidad de influir, también será necesario entender la transformación generacional a la hora de liderar.

 

Liderazgo regenerativo

Tradicionalmente —y aún más en países latinoamericanos— se tiende a confundir el ser líder con ser autoritario. Pero el concepto se ha ido transformando con las nuevas generaciones y las actuales necesidades sociales. Hoy es necesario actuar frente a la crisis climática. Y se requieren más líderes y lideresas, y quizás menos egocentrismo desde su mirada.

Desde Koru Transformación —lugar que une la ecología con la psicología para generar nuevos tipos de liderazgos—, Marian ha tenido la oportunidad de adentrarse en conceptos como la cultura, diseño y liderazgo regenerativo. Desde su punto de vista, la mayoría de personas sienten que viven fuera de lo que los rodea. “La gran herida es sentirnos aislados de lo que vemos externamente. Como psicóloga lo veo mucho”, recuerda. Y ahí está el punto clave del liderazgo regenerativo. “Un nivel de conciencia en donde nos sintamos naturales”, finaliza.

Para Camargo, lo regenerativo tiene que ver justamente en cómo resurgir la esperanza de liderar hacia un futuro posible. Durante la charla, se analizaron los tipos de líderes de generaciones anteriores y el impacto que han tenido en las sociedades. Sin embargo, “estamos viviendo el viejo liderazgo y tratando de apropiar el nuevo liderazgo”, recuerda Luis Camargo.

Según los invitados, ese liderazgo autoritario, que está ligado al pasado, se relaciona con una narrativa que se ha impuesto de buenos y malos. El regenerativo, por su lado, trasciende mucho más allá y reconoce los matices que existen en la realidad.

“Tenemos que trascender esa narrativa del bien y del mal”, decía Camargo, haciendo referencia a la falacia de que quien está a favor de la protección del medioambiente, posiblemente está en contra del desarrollo. “No hay malas personas, hay personas con miedo”, recalca Ríos.

Para que los líderes y lideresas conecten con la sociedad civil y motiven una acción climática deben tener claro dos conceptos que fueron abordados en la conversación: “Me desconecta el temor, me conecta el amor”, reflexionaba Luis Camargo. Ambos están de acuerdo en que el miedo a perderlo todo deja a las personas en un estado de quietud, mientras que un mensaje abordado desde el amor, aviva la esperanza e impulsa a querer actuar.

“Estamos en una potencia de abundancia”, reflexiona Camargo al reconocer a Colombia como un país biodiverso del que hay que proteger, pero esta vez no desde la visión de algún caudillo, sino más bien desde el liderazgo colectivo. Así lo imagina Marian Ríos para el 2050: “Me imagino una Colombia con comunidades autogestionadas, que se puedan auto liderar”, finaliza. 

Puedes ver la conversación completa aquí: https://www.instagram.com/carbononeutralc/tv/CXR2DqgpA9X/?utm_medium=copy_link