Aunque algunos lo califican de 'greenwashing', el Mundial de Qatar prometió ser totalmente neutro en carbono.

Qatar 2022: ¿Qué tan sostenible es el Mundial?

Cada cuatro años el mundo se paraliza durante un mes para centrar su atención en el evento más mediático de todos: la Copa Mundial de Fútbol. En esta ocasión el campeonato se juega en Qatar y se espera que 1,5 millones de turistas de todo el planeta viajen a Medio Oriente para apoyar a sus selecciones con todo su aliento, pero… ¿Cuáles son los impactos para la Tierra de un evento en esta magnitud?

El último Mundial de Rusia 2018 generó 2.17 millones de toneladas de GEI (gases de efecto invernadero) y Brasil 2014, el más costoso previo a Qatar, generó 2.72 millones de toneladas. Pero el tema no acaba ahí, puesto que estas emisiones solo hacen referencia a las registradas durante el Mundial, ya que no se tiene en cuenta todo el impacto que generó la construcción de la infraestructura necesaria, ni qué se hizo con esta después de la competición. Por ejemplo, en Rusia se construyó el Estadio de Kallingrado, con capacidad para 35.000 personas, al lado de una fuente hídrica. 

¿Qatar marcará la diferencia?

Las promesas de Qatar

Entre las distintas polémicas en las que ha estado envuelta la organización del campeonato en Qatar se suma el reciente anuncio con el que se prometió que sería una “Copa Mundial totalmente neutra en carbono”.

Distintas organizaciones como Carbon Market Watch de inmediato calificaron el anuncio como greenwashing e incluso algunos jugadores y entidades deportivas han criticado las promesas cuestionando los mecanismos con los que se ha hecho el cálculo de emisiones. 

Compromisos por un Mundial descarbonizado

La principal promesa de Qatar fue compensar todas las emisiones que se generen durante el Mundial. Esto lo harán mediante siembras de millones de árboles y compras de bonos de carbono, todo según una rigurosa estrategia de medición para conocer el volumen de las emisiones.

Además de esto, la FIFA asegura que los estadios construidos cumplen con los últimos estándares de construcción sostenible y uno de ellos, el Ras Abu Aboud, con capacidad para 40.000 personas, será desmontable, lo que quiere decir que se podrá utilizar nuevamente para eventos posteriores.

Y hablando de estadios, se anunció que en todos habrá sistema de gestión de residuos, controles inteligentes para regular el uso de agua y esta se reutilizará siempre que se pueda. Sin embargo, no hay detalles sobre el sistema de aire acondicionado que se empleará en los estadios como el Lusail Stadium, con capacidad para 80.000 personas, y que promete mantener temperaturas entre los 19° y 25°.

Con respecto al transporte, en esta ocasión habrá poca distancia entre los ocho estadios en los que se jugarán los partidos, a diferencia de lo que ocurrió en Brasil y Rusia donde había que recorrer cientos de kilómetros en avión. La mayor distancia entre estadios es de 75 kilómetros por lo que no será necesario ningún viaje aéreo por parte de jugadores, organizadores o aficionados.

En cuanto a lo terrestre se priorizará el transporte público y todas las personas que cuenten con entradas para los partidos tendrán transporte gratuito de ida y vuelta entre las ciudades en las que se encuentran los estadios. Cabe destacar que los organizadores de Qatar 2022 prometieron que el 25% de la flota de buses sería eléctrica para el comienzo del campeonato.

¿Se puede hablar de un Mundial verde?

El Mundial empezó con grandes polémicas a su alrededor, entre ellas varias con respecto a las prácticas utilizadas en la construcción de los estadios o la inmensa cantidad de vuelos internacionales que se generan en torno a la competición. Además, la gran mayoría de las estrategias anunciadas para ser una “Copa Mundial totalmente neutra en carbono” están enfocadas en la compensación, con poca relevancia para la mitigación o reducción de las emisiones generadas y nulos esfuerzos para lograr cambios de comportamiento y pensamiento que dejen atrás nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Si de verdad se quisiera hablar de un Mundial verde y descarbonizado este debería priorizar la utilización de nuevas fuentes de energía y contar con una estrategia de compensación basada en un conteo responsable de todas las emisiones generadas por la competición, incluyendo las que están relacionadas por la construcción de la infraestructura. Además, debe garantizar que todos los residuos sean aprovechados y recolectados debidamente, que los usuarios tengan mecanismos para calcular, reducir y compensar su propia huella y debe contar con robustas estrategias de transporte y abastecimiento para que no se generen más emisiones de las necesarias.

El IPCC ya advirtió que la humanidad necesita mantener el aumento de la temperatura de la tierra por debajo de 1,5° antes del 2030 para evitar peligros climáticos. Aunque muchas veces se crea que es un problema del futuro, lo cierto es que ya estamos viendo las primeras consecuencias, incluso en el deporte.

De hecho es un problema que afecta a todos los jugadores que participan en el campeonato. Qatar es una de las zonas, además del Ártico, donde más rápido se está calentando la tierra y este es el primer Mundial en la historia que se tiene que celebrar durante el mes de diciembre debido a los riesgos que representaba el fuerte calor del verano para los jugadores y los aficionados.

Y como si fuera poco, Qatar es el país que más emisiones de GEI genera per cápita en el mundo con 30,68 toneladas de CO2 por persona al año.

La gran relevancia mediática que tiene la Copa Mundial de Fútbol es la ocasión perfecta para hablar sobre la crisis climática que vive el planeta y que nos está afectando a todos y todas.

Es necesario aprovechar estos espacios de alcance global en los que participan personas de gran influencia para ampliar la discusión sobre la transición hacia modelos de energía limpia en los que se garantice la igualdad, la equidad y los derechos humanos. Por medio de los esfuerzos de todos podremos construir un futuro en el que nadie se quede atrás.

Si quieres saber cómo avanzan estas discusiones alrededor de la descarbonización en Colombia y el mundo te invitamos a visitar nuestro blog. Allí encontrarás amplia información sobre las últimas novedades de la acción climática.

Desde el proyecto Camino Hacia Carbono Neutral, financiado por UK Pact y liderado por las organizaciones OpEPA y Climate Reality América Latina en alianza con la Procuraduría General de la Nación, se busca construir lazos y así conectar a las instituciones y a la sociedad civil con alternativas y soluciones frente a la crisis climática

Durante su gestión, el proyecto ha participado activamente para entablar conversaciones con gobernantes, ciudadanía, sector privado y periodistas, con el objetivo de brindarles herramientas que permitan incluir la descarbonización como parte de los planes y narrativas adelantadas, y así construir comunidades resilientes a la crisis. 

Si deseas conocer más sobre el proyecto y las alternativas que puedes tomar frente al cambio climático y la preservación del ambiente, ingresa a nuestro sitio web y explora las acciones que cuentan con un alto potencial de éxito en la mitigación de la crisis. 

¡Conócenos! Y no olvides que también nos pueden encontrar en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn y YouTube.